Univisión : El Sistema sanitario deficiente de Estados Unidos.

El sistema de salud estaba mal equipado para una gran pandemia, dicen los expertos, citando una serie de problemas, como la falta de camas de hospital y profesionales médicos o un sistema disperso que carece de control centralizado. Luego está el liderazgo de Donald Trump, quien ha convertido las ruedas de prensa sobre el coronavirus en espacios de autopromoción y desinformación en muchos casos.

Por David C Adams.

En uno de sus últimos actos de campaña en Carolina del Norte, el 2 de marzo, el presidente Donald Trump aseguró sobre la pandemia de coronavirus que Estados Unidos estaba en ese momento en el puesto número uno del mundo en preparación. Además fue categórico: “Sabemos lo que estamos haciendo, ya que tenemos el mejor sistema de salud en la tierra”.

A pesar de la confianza inicial de Trump, cada vez es más claro que el coronavirus ha expuesto que el sistema de salud estadounidense es defectuoso y está insuficientemente equipado, con fondos y personal que no cubren la demanda en esta emergencia de salud pública.

“El sistema de salud pública que necesitábamos para estar preparados para esta crisis simplemente no estaba en su lugar”, dijo José Szapocznik, un científico de salud pública de la Universidad de Miami.

Lejos de ser el número uno del mundo en preparación, Estados Unidos ha ignorado durante mucho tiempo las deficiencias masivas en su sistema de salud pública que lo han llevado a ser el número uno en el mundo solo en términos de costo, mientras que se ha quedado rezagado con respecto al resto del mundo en términos de calidad de resultados.

“Creo que este es un momento en que todas las diferentes piezas del sistema que fueron empapeladas en los buenos tiempos están volviendo para perseguirnos”, dijo el doctor Vikas Saini, presidente del Instituto Lown, un grupo de expertos no partidista en Massachusetts que aboga por la reforma de salud.

“Es como el colapso de 2008. La gente hablaba de eso, pero la mayoría pensaba que estaba bien”, dijo.

Algunos comentaristas políticos y activistas se han apresurado a señalar al sistema de seguro de salud privado de Estados Unidos como el culpable, argumentando que la epidemia de coronavirus habría sido mejor manejada por un sistema de salud universal, o el programa de ‘Medicare para Todos’ que plantea el candidato presidencial del Partido Demócrata Bernie Sanders.

¿Europa está mejor?

Pero, entonces, cómo se explica por qué países como Italia, España, Francia y Reino Unido, que tienen grandes sistemas de salud administrados por el gobierno, ahora se encuentren con algunos de los números más altos de casos y muertes de covid-19.

“Esto no es una cuestión de cobertura (de seguro). Nadie está siendo rechazado del tratamiento. Se trata de la prestación de servicios, como los kits de prueba para identificar casos de infección”, dijo Szapocznik.

Los expertos en salud pública, incluso Bill Gates, el multimillonario fundador de Microsoft, han estado advirtiendo durante años que el sistema de salud de Estados Unidos estaba mal equipado para una gran pandemia, citando una serie de problemas como la falta de camas de hospital y profesionales médicos. También ponían de relieve que el sistema se encuentra fragmentado y carece de un control centralizado y, en cambio, está aislado estado por estado.

La responsabilidad sobre el sistema de salud de Estados Unidos es dividido entre los estados y el gobierno federal, lo que crea conflictos y confusión en el mejor de los casos.

” Esto no es algo que un estado pueda manejar. Los estados no manejan emergencias de salud pública“, dijo Andrew Cuomo, el gobernador de Nueva York, durante una entrevista en CNN el jueves.

Además, los observadores indican que una falta ampliamente criticada de liderazgo rápido y decisivo de la Casa Blanca solo empeoró las cosas.

Respuesta desigual

Como resultado, la respuesta a la propagación del virus ha variado ampliamente, con algunos estados tomando medidas drásticas y proactivas para poner en cuarentena a los residentes, mientras que otros se han resistido a limitar el movimiento para evitar cerrar la economía.

“El gobierno central ha sido lento porque nuestro liderazgo minimizó el problema”, dijo David Blumenthal, presidente del Commonwealth Fund , una fundación privada de 100 años de antigüedad con sede en Nueva York que busca promover mejoras en la calidad del sistema de salud.

” El presidente no estaba dispuesto a influir en la producción y la asignación de suministros“, agregó.

En cambio, la obtención de suministros se dejó a los gobernadores estatales, lo que condujo a una guerra de ofertas por artículos vitales como respiradores artificiales, máscaras cubrebocas y otros equipos de protección que han elevado los precios debido a una escasez mundial.

Según algunos informes, la falta de coordinación resultó en la venta de una gran cantidad de máscaras cubrebocas fabricadas en Estados Unidos a compradores extranjeros.

Para empeorar las cosas, a pesar de la existencia de una ‘Reserva Estratégica Nacional’ de suministros médicos, la Casa Blanca tardó en mover esos productos y, lo peor de todo, la reserva no tenía suficientes artículos necesarios, mientras que algunos habían pasado su fecha de vencimiento.

Militares al rescate

Finalmente, bajo la presión de algunos gobernadores, Trump convocó al Ejército al rescate para construir hospitales de campaña. También se vio obligado a movilizar dos barcos-hospitales de la Armada enviados a los puertos de Nueva York y Los Ángeles.

El uso de las fuerzas armadas para responder al coronavirus hace que algunos expertos se pregunten por qué la atención médica no es un problema de seguridad nacional, a la par de la guerra contra las drogas o el terrorismo.

La Casa Blanca eliminó la oficina de Seguridad Global de Salud y Biodefensa del Consejo de Seguridad Nacional el año pasado y la incorporó a otra sección, aunque algunos funcionarios dicen que la experiencia relevante no se perdió debido a la reestructuración.

“Mantenemos un Ejército de dos millones de personas. Está preparado para la guerra”, dijo Szapocznik. “Sin embargo, no lo pensamos de esa manera para la salud pública. En esta guerra, también necesitamos un ejército, un ejército de trabajadores de la salud”, dijo.

Gran parte de los suministros esenciales, como ventiladores y equipo de protección para hospitales, se fabrican en el extranjero. “¿Subcontrataríamos aviones para la Fuerza Aérea?”, se preguntó Szapocznik. “Deberíamos ver más a las Fuerzas Armadas como nuestro modelo”, agregó.

“Uno para todos y todos para uno”

Los expertos argumentan que la decisión del presidente de no usar toda su autoridad para imponer una cuarentena nacional de ‘quedarse en casa’ ha impulsado el enfoque de mosaico y permitió que el virus se propague.

El problema es que el virus no respeta las fronteras, dicen los expertos. ” Si un estado no lo hace, vas a pelear una batalla perdida, como caminar en una cinta de correr“, dijo Blumenthal.

La única forma de vencer al virus es la de “todos para uno y uno para todos”, agregó.

Los kits de prueba

Quizás la mayor falla institucional es la distribución lenta de los kits de prueba para identificar a las personas con el virus. Se ha informado ampliamente que los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), considerado durante mucho tiempo como una agencia gubernamental ejemplar y un líder mundial en la lucha contra las enfermedades infecciosas, cometieron una serie de errores catastróficos.

En lugar de adoptar uno de los kits de prueba que ya se utilizan en otros países, decidió hacer el suyo. Pero no funcionó. En cambio, el gobierno se vio obligado, al final del día, a recurrir al sector privado para producir los kits.

Además de eso, el gobierno no tenía equipos entrenados listos para salir al campo y encontrar casos infectados y rastrear el historial de contacto con otras posibles víctimas.

” Esta es la epidemia 101, salud pública de cajón“, dijo Blumenthal, señalando que es una práctica ampliamente utilizada para otras enfermedades, como las enfermedades de transmisión sexual y la tuberculosis.

Blumenthal y otros dicen que el tema de los kits de prueba ilustra una vulnerabilidad clave del sistema de salud pública de la nación. “ Tenemos un déficit tremendo en comparación con otros países avanzados de proveedores de primera línea que pueden ofrecer ese contacto inicial con el sistema de atención médica, donde puede llevarse a cabo la identificación de síntomas y donde la detección podría realizarse fuera del entorno abarrotado y más peligroso de una emergencia hospitalaria habitación”, dijo.

En ese sentido, el sistema de seguro privado hace que los Estados Unidos sean más vulnerables a la propagación del coronavirus, incluso si no es completamente culpable.

Seguro de salud

“La salud de uno de nosotros nos afecta a todos”, dijo Saini, del Instituto Lown, que fue fundado por el ganador del Premio Nobel de la Paz, el Dr. Bernard Lown, quien inventó el desfibrilador y cofundó Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear.

“ Si las personas no pueden pagar un seguro, continuarán propagando el virus. No se puede cortar de raíz si no se puede lograr que las personas ingresen al sistema (para recibir tratamiento) “, dijo.

El hecho de que el seguro de salud esté vinculado al empleador de una persona también crea más problemas cuando, como se informó el jueves, un aumento repentino de 6.6 millones de personas solicitó beneficios de desempleo, lo que eleva el total de dos semanas a casi 10 millones.

Costo de la atención

El coronavirus también ha expuesto otros problemas estructurales como el costo, la capacidad y la calidad de la atención del sistema de salud.

” No habrá suficientes camas, ni médicos y enfermeras para todos los que necesiten hospitalización“, dijo Cynthia Cox, vicepresidenta de la Kaiser Family Foundation, una organización sin fines de lucro que se enfoca en temas nacionales de salud.

Estados como Nueva York han hecho un llamamiento a los médicos y enfermeras retirados para que se reincorporen a la fuerza laboral, así como a graduar a los estudiantes de medicina temprano para reforzar los hospitales.

Menos camas, menos médicos

Cox señaló que Estados Unidos tiene menos camas per cápita que cualquier otro país desarrollado, debido a una combinación de esfuerzos del gobierno para reducir los costos y los esfuerzos de la industria para maximizar las ganancias.

Al mismo tiempo, Estados Unidos tiene menos médicos per cápita que otros países, en parte debido al cabildeo de la Asociación Médica Estadounidense para limitar los números. Si bien este grupo dice que esto es necesario para garantizar el control de calidad, los críticos dicen que también hay una razón financiera para mantener altos los salarios.

Como resultado, Estados Unidos gasta alrededor del 18% del PIB en gastos de salud, más del doble del promedio entre los países desarrollados.

Los expertos dicen que eso también se debe a que otros países dedican más recursos a la atención preventiva, trabajando a nivel comunitario para proporcionar medicamentos baratos, así como alimentos y vivienda, para detectar enfermedades antes de que requieran un costoso tratamiento hospitalario.

Efecto dominó

A pesar de todas las debilidades inherentes del sistema de salud pública en los Estados Unidos, al final del día, muchos expertos están de acuerdo en que en el caso de covid-19, los problemas que se están tratando ahora podrían haberse evitado si el gobierno federal hubiera respondido más rápido. La lenta respuesta creó un efecto dominó.

“ La razón por la que necesitamos respiradores artificiales es porque no pudimos contener la epidemia. Corea del Sur contuvo la epidemia y no necesita respiradores artificiales”, dijo Szapocznik.

“Ese es el fracaso realmente grave aquí. El gobierno no prestó atención a los primeros signos de la epidemia”, agregó.

Deja un comentario

Ir arriba