El Coronavirus desnuda a líderes mundiales

Desde la culpabilidad de Xi Jinping de China, hasta los irresponsables concejos de Andrés Manuel López Obrador de México, una de las cosas que demuestra el COVID-19, la pandemia que está azotando el mundo, es la competencia y responsabilidad de los gobernantes, la cual han sido puesta a prueba y así cómo algunos se les aplaude sus actuaciones, a otros se les ha cuestionado públicamente. En Ojo Global Noticias destacamos algunos procederes y les colocamos el adjetivo que quizás se merecen ante la crisis.

Por Mario Quiroz.

El Empirico – Moon Jae-in

Foto Getty Images.


El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in ha demostrado un liderazgo y madures al aprender de las experiencias pasadas sobre los coronanvirus, recordemos que su país fue azotado 2003 por el Síndrome respiratorio agudo (SARS). Corea del Sur fue uno de los primeras naciones en sufrir los embates del exportado “virus chino” COVID-19 y el gobierno democrático del país supo cómo responder. Los surcoreanos utilizaron toda su tecnología para implementar una política de miles pruebas en la calle a los ciudadanos, más 20 mil por día, decretaron ley de test obligatorios en sus principales ciudades, idearon una aplicación de GPS para ubicar espacios donde estuvieron presentes los contagiados, instalaron un fondo de ayuda al sector privado y a los enfermos se les envió a hospitales remotos para aislarlos, no podían quedarse en casa. Corea del Sur ha empezado a recobrar su vida, en ciudades como Seul que no sufrió prohibición de salida, la meta que se proponen es el saldo de “infectados 0”. La eficiencia del país es un sistema de salud mixto, (publico y privado) que asumió toda la pandemia por igual.

El Confiado – Donald Trump

Foto AP

La vida nos puede cambiar en días, horas o un momentos, este ha sido el caso de Donald Trump. El presidente de los Estados Unidos hasta hace cuatro semanas tenía su reelección prácticamente asegurada para los comicios del próximo mes de noviembre. ¿Qué sucedió para que ahora aparezca nueve puntos por debajo del democráta John Biden?

La gestión de Trump ante el coronavirus le ha pasado factura ante el pueblo americano. A principio del mes de Febrero se anunció que, en el estado de Washington había el primer contagio del Covid-19.

La respuesta de Trump al decir “que esto es una simple gripe y esta todo bajo control” demostró ignorancia, arrogancia y falta de visión ante lo que sucedido en China, Italia y España. Estados Unidos tiene el sistema más cruel en lo que se refiere a salud de los países desarrollados, el 95% de las redes de hospitales y clínicas son privados, los tratamientos y emergencias son altamente costosos en sus deducibles, no hay un plan de ayuda para los indocumentados al tal punto de no ser recibidos en los centros de ayuda sino poseen un número de seguro social, y a esto se le suma el horario de trabajo por hora que impide a la gente quedarse en sus casa.

Trump no fue que pisó la realidad de su país, más bien cayó de frente. Al presidente estadounidense se le acusa de quitar el presupuesto para la investigación de enfermedades, cerrar en Febrero del año pasado el laboratorio americano ubicado en China sobre investigación de los coronavirus y no hacer las labores de espionaje que la CIA recomendó para así tener una mejor visión de la enfermedad.

En un trabajo de la agencia AP de nombre “Lo que hizo mal Estados Unidos” , se detalla con exactitud los errores que la superpotencia militar del mundo cometió con respecto a la pandemia. El actuar tarde, la cuarentena a medias y el no cierre de los aeropuertos empiezan hacer estragos para detener el virus. Trump ha extendido el aislamiento hasta el 30 de Abril, muchos expertos como Bill Gates, quien alertó sobre una pandemia en el 2005, han advertido que hasta ahora las medidas tomadas por la Casa Blanca son insuficientes.

La Clara -Angela Markel

La Canciller Alemana Angela Markel, en una llamada para coordinar las acciones contra el COVID-19, foto GW

La canciller Alemana, Angela Markel, ha sido una de las líderes mundiales más halagadas en el mundo gracias a su accionar. La mujer de 65 años, dio un emotivo mensaje a su nación el pasado 18 de Marzo, en el cual expresaba la terrible realidad del coronavirus, lo que las personas deben hacer para evitar contagios y la esperanza que se debe tener si todos cumplen las reglas.

Alemania registra 78 mil infectados, pero con la cifra de muerte más baja en europea, 616. ¿A que se debe este fenómeno?

Markel ha copiado en modelo de Corea del Sur, un millón de Test por semana se realizan en todas las ciudades. La canciller ha ordenado ejecutar una red de datos de toda la población para rastrear a los contagiados y sus familiares, pero más allá de eso, la gobernante se preparó para la llegada del virus en Enero. Alemania dispone del mayor número de camas para atender a los enfermos, de 15 mil, en solo una semana pasaron a 54 mil. Otra medida fue separar a los enfermos del virus de los otros pacientes sin síntomas, el uso de aviones hasta barcos de guerra han sido ordenado para responder. Markel también ordenó desde Enero la fabricación masiva de ventiladores, respiradores y mascarillas, esto sumado a las medidas de distanciamiento social y el no cobro de servicios básicos.

La canciller ha sido clara al decir el pasado 27 de Marzo, que aún su país está lejos de superar la pandemia, en sus palabras las ordenes son: seguir invirtiendo en la investigación de la vacuna, construcción relámpago de hospitales de uso gratuito y ayudar a las naciones que lo necesiten como Francia.

El “inmune” que se enteró que no era -Boris Johnson

Primer Ministro de UK Boris Johnson, anuncia medidas -Foto AP

El coronavirus también hace estragos en Gran Bretaña, la cifra de contagiados va en aumento desde el mes de Febrero. Contrario a los que recomendó la OMS (Organización Mundial de la Salud) y los propios expertos de su país, el primer ministro Boris Johnson optó en principio por “inmunidad del rebaño”.

La propuesta era que todo el que pudiera se contagiara con el Covid-19, así desarrollar una respuesta inmune generalizada al virus.

En una carta abierta firmada por un grupo de 229 científicos de universidades británicas, se afirmó que la estrategia actual del gobierno de Johnson pondrá al servicio de salud británico bajo una presión adicional y “pone en peligro más vidas de lo necesario”.

En el escrito, los científicos firmantes argumentan que medidas de “distanciamiento social” más fuertes reducirían “de forma dramática” la tasa de contagio en Reino Unido y salvarían “miles de vidas”.

El grupo dijo que las medidas actuales son “insuficientes” y que “medidas adicionales y más restrictivas deberían ser aplicadas de inmediato”, como está ocurriendo en otros países.

`Al darse cuenta de su error, Johnson adoptó las restricciones similares a la de los otros países, cuarentena, distanciamiento social, cierre de espacios públicos, etc. Ahora las nueva directrices al parecer llegan tarde y no se evitarán la cantidad de muertes que le habían advertido a Jonson que podrían ocurrir. Los más irónico es que el propio Johnson ahora está infectado y él mismo se ha confinado en su hogar.

El “No me importa” -Jair Bolsonaro.

Rueda de prensa de Jair Bolsonaro 29 de Marzo -Foto AP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro en un principio mostró su rechazo a las medidas adoptadas por algunos gobernadores del país que, han declarado en cuarentena a toda la población, y se plantó contra “la prohibición del transporte” y el “confinamiento en masa” para contener el COVID-19.

“Debemos volver a la normalidad. Algunas autoridades estatales y municipales tienen que abandonar el concepto de tierra arrasada. La prohibición de transportes, el cierre del comercio y el confinamiento en masa”, dijo.

También dijo que debido a su “historial de atleta”, en caso de que él mismo fuera infectado, no sentiría nada o sufriría “una gripecita” o “un resfriadito”.

Ahora, al igual que Boris Johnson, Bolsonaro ha tenido que dar un paso atrás y decretar medidas de emergencia ante los casos de contagio y muerte en Brasil, en sus anuncios ha decretado el cierre temporal de las fronteras terrestres, que permanecerán abiertas tan solo para los ciudadanos brasileños residentes en el extranjero que deseen volver.

“Tendremos días duros de aquí en adelante, que serán menos difíciles si cada uno de vosotros se preocupara de sí mismo, de sus parientes y amigos. Vamos a seguir la orientación de las autoridades sanitarias y los consejos de higiene. El pánico no lleva a ningún lugar. El momento es preocupante y grave, pero vamos a evitar el pánico”, afirmó.

El “extraño” comportamiento -Andrés Manuel López Obrador

Conferencia de Prensa de presidente de Mexico 24 de Marzo 2018 -Foto Ap

Desde aferrarse a los santos, portar amuletos, cargar bebes y mandar a todo el mundo darse besitos, el presidente México, Andrés Manuel López Obrador ha sido uno de los más polémicos y “extraño” en sus declaraciones y/o acciones para enfrentar la pandemia.

La semana pasada, tras descartar la restricción de viajes, el cierre de negocios o la aplicación de cuarentenas, López Obrador sugirió que México no sufriría gracias a la intervención divina, mientras mostraba dos amuletos religiosos a los que llamó “mis guardaespaldas”.

“No [hay que] apanicarnos” y “no dejen de salir”, dijo en un video publicado el 22 de marzo por la noche. “Si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica, pues sigan llevando a la familia a comer a los restaurantes, a las fondas, porque eso es fortalecer la economía familiar y popular”.

Ahora que los casos de contagio del COVID-19 aumentan en México, López Obrador, esta semana cerró las escuelas, prohibió las concentraciones de más de cien personas y le pidió a los mexicanos que se quedaran en casa. Para ese entonces, el gobierno de Ciudad de México ya se había movilizado para clausurar gran parte de la vida pública.

Los opositores al mandatario mexicano han pedido que se revise por especialistas en psiquiatría su “extraña” manera de hablarle a la nación, ¿tendrán razón en pedir esta solicitud?

El “incompetente ideológico” – Pedro Sanchez.

Foto el País de España

El gobierno socialista de Pedro Sanchez, ha dejado mucho que desear desde que se inició la Pandemia en su país el pasado mes de Febrero. Sanchez por hacerle caso a su socio Pablo Iglesias y su ceguera populista izquierdista, no suspendió las manifestaciones públicas del 8 de Marzo, no le prestó atención a los avances de la enfermedad en España, principalmente en Madrid, y declaró el “Estado de Alarma” semanas después de iniciada la crisis.

En su comparecencia el pasado día viernes en La Moncloa para exponer y exhibir las medidas implantadas, que ha calificado como “de las más duras y estrictas del mundo”, y defender toda su actuación durante la crisis, alegando que “siempre se ha aplicado la estrategia definida por la OMS y los expertos”. Con todo, el presidente del Gobierno se ha visto obligado a admitir que “el impacto de la ola más dura y dañina del virus” está por llegar.

Nadie de mi Gobierno va a polemizar con ninguna administración ni con ningún partido político, porque el único enemigo de todos es el virus”. Su mensaje también tiene como destinatario su socio de Gobierno, Podemos, que en los últimos días ha rebatido las críticas vertidas desde el PP poniendo sobre la mesa recortes en el ámbito público realizados por gobiernos autonómicos de este partido.

Precisamente, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, criticó a Sánchez su “mitín televisivo” y el que señalara a Madrid como una autonomía “apestada”. “No ha dicho ni propuesto absolutamente nada que no se esté haciendo en Madrid”.

A pesar de tener un sistema mixto de salud eficiente (privado/público), el sistema sanitario español ha sido sobrepasado en su capacidad. Las acciones tardías de Sanchez y su falta de carácter para implementar medidas de fuerza han aportado al aumento de la crisis española, más de 102.000 contagiados y 9053 muertes es el saldo oficial que se maneja en el país hasta el día de hoy.

El “culpable” -Xi Jinping

Foto de Xi Jinping Ap

No hay nadie más responsable de la crisis que sufre el planeta que el aparato estatal y de propaganda Chino, a cargo del presidente Xi Jinping.

Li Wenliang fue el primer médico en alertar a otros siete colegas sobre el peligro que implicaba el coronavirus cuando el mal siquiera tenía todavía un nombre asignado (COVID-19). Compartió la información luego de que siete pacientes suyos fueran diagnosticados con una enfermedad similar al SARS en Wuhan, epicentro de la creciente epidemia. Relató los síntomas que observaba y los graves peligros que implicaba la nueva micropartícula.

Era el 30 de diciembre pasado y Wenliang sabía que lo que acababa de confiar a su círculo de médicos más cercanos podría costarle caro. Así fue. Cuatro días pasaron y fue citado a una central de policía donde lo acusaron formalmente de “perturbar el orden público” con sus comentarios… “falsos”. Lo obligaron a retractarse y a comprometerse a no volver a hablar del tema. “Entendido”, firmó al pie. El aparato de medios estatal comenzó a llamarlos como “los ocho chismosos” para denigrarlo tanto a él como a sus amigos profesionales. Una semana después, mientras atendía a una mujer con un glaucoma, se contagió el virus del que no tenía permitido hablar. El jueves 6 de febrero murió.

Cuando la historia vio la luz, millones de chinos reivindicaron la memoria de Wenliang y su trabajo en las redes sociales controladas de China. Al mismo tiempo fustigaban al régimen por las mentiras, el ocultamiento y la censura.

El aparato propagandístico del Partido Comunista Chino (PCC) y de la administración central de Xi Jinping es tan severo y brutal que entrelaza tanto la censura como la persecución policial y judicial. La información que llega a la población es controlada y solo puede ser emitida una vez que pasa los sucesivos filtros que responden a los intereses de Beijing. Cuando nace una crisis -como la del coronavirus- esas capas aumentan. Los problemas parecerían no existir en China y el Estado omnipresente y omnipotente no puede mostrarse débil ante el mundo, fue por esa política extrema que los chinos ocultaron la información a todos los gobiernos.

Según informes de CIA divulgados el día de ayer, China ha ocultado alrededor de 40.000 muertes solo en la ciudad de Wuhan, las cifras oficiales de muertos jamás la sabremos.

Xi Jinping ha demostrado un total desprecio por la vida humana, el jefe de estado chino cayó en la pandemia por más de dos meses y no alertó al mundo sobre los efectos dañinos al mundo. En los meses venideros se harán análisis sobre la expansión del “virus chino”, pero todo apunta a un solo culpable hasta ahora, Xi Jinping.

En la próxima entrega analizaremos a otros líderes mundiales.

Con información de AP, EFE, El PAÍS e INFOBAE.

Deja un comentario

Ir arriba