E.E.U.U ordena cerrar consulado a China en Houston

El Gobierno de los E.E.U.U. ordena cerrar consulado a China en Houston, en un plazo de tres días. El motivo expuesto por este país es la protección de su propiedad intelectual e información nacional. Esta decisión agrava la tensión entre ambos países, generada a raíz de la crisis de la COVID-19.

La noticia fue difundida por un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de China, quien condenó la decisión y dejó ver la posibilidad de represalias por parte de su gobierno.

Según las fuentes el gobierno chino, estaría considerando el cierre del consulado de los Estados Unidos en Wuhan.

En consecuencia, el ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Wenbin, catalogó como una provocación política lanzada unilateralmente por Estados Unidos. 

En este sentido afirmó, que el cierre del consulado en Houston, ordenado por el gobierno americano significa una escalada en la tensión entre ambos países.

Por su parte, el Departamento de Estado de EE.UU. confirmó que ordenó a China cerrar su consulado en Houston, Texas. Así lo dejó en claro la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, quien afirmó que el cierre del Consulado obedece a una medida para proteger la propiedad intelectual estadounidense, así como la información privada de sus ciudadanos.

En este orden de ideas, Morgan Ortagus indicó que Washington “no toleraría las violaciones de la República Popular de China a la soberanía estadounidense y la intimidación de nuestro pueblo”.

También aseveró que Estados Unidos no tolerará las prácticas comerciales de China, el robo de empleos estadounidenses y otros comportamientos atroces.

De hecho, este nuevo incidente entre China y los Estados Unidos se produce un día después que el Departamento de Justicia de EE.UU. acusó a dos ciudadanos chinos por hackear a contratistas del sector de Defensa.

De igual forma, se indicó que los hackers habrían tratado de robar datos de la vacuna para la COVID-19.

Según expuso Ortagus, la Convención de Viena establece que los diplomáticos deben “respetar las leyes y reglamentos del Estado receptor” y “tener el deber de no interferir en los asuntos internos de ese Estado”.

Por su lado el ministro Wang, considera la medida como una violación alas normas internacionales y de los acuerdos consulares entre los dos países.

Antecedentes

A título ilustrativo, hay que recordar que en diciembre de 2019 Washington expulsó del país a dos representantes chinos sospechosos de espionaje.

Esta medida se tomó luego de detectarlos en las cercanías de una base militar en el Estado de Virginia. En esa oportunidad el gobierno chino negó las acusaciones.

Es evidente, que este recrudecimiento se da en medio de la pandemia del COVID-19. China señaló que desde los Estados Unidos se han difundido mentiras sobre el coronavirus.

Por esta razón el país asiático, ha desplegado un ejército de diplomáticos que defienden a ese país en el mundo.

En medio de las tensiones la Asamblea Nacional Popular de China aprobó la Ley de Seguridad Nacional impuesta por el gobierno chino en Hong Kong. Con esa ley el gobierno chino busca castigar la sedición, la secesión, la subversión y la inherencia extranjera.

A este respecto Estados Unidos considera que esta ley vulnera la autonomía del Enclave y amenazó con revocar el estatus comercial con Hong Kong.

Cabe recordar que Hong Kong fue hasta 1997 una colonia británica. Sin embargo, fue devuelto a China bajo un acuerdo que contemplaba cierta autonomía para ese territorio.

Para ello se estableció una Ley Básica, considerada como una mini Constitución y la aplicación del principio de “un país, dos sistemas”.

En consecuencia, a este acuerdo los habitantes de Hong Kong disponen de libertad de reunión y de expresión, un sistema judicial independiente. Así como ciertos derechos democráticos que no están garantizados en otras partes de China.

En el mismo orden de ideas, cabe señalar el conflicto por el mar de China Meridional, cuya soberanía es disputada entre China y otros países. Pekín construyó en la zona en disputa, ciudades, instalaciones turísticas y pistas aéreas, con potencial militar. 

Estados Unidos acusó a Pekín de aprovecharse de la pandemia, para expandir sus ilegales reclamos.

De igual manera el departamento de Comercio de EE.UU. impuso medidas restrictivas a la empresa de telecomunicaciones Huawei.

De acuerdo al anuncio, exigirán que los fabricantes extranjeros de chips y semiconductores que usen software o tecnología estadounidense que venden a Huawei deberán solicitar antes una licencia para hacerlo.

También, deben mencionarse los impases ocurridos por las líneas aéreas. Estados Unidos acusó a Pekín de impedir la normalización de los vuelos de las líneas aéreas estadounidenses.

Según departamento de Transporte estadounidense United Airlines y Delta Airlines, no han podido retomar sus vuelos hacia China.

Ir arriba