Apple pagará $113 millones por ralentizar modelos antiguos de iPhone

La empresa fabricante de dispositivos móviles más popular a nivel global, va a pagar unos 113 millones de dólares americanos para resolver una demanda impuesta a la compañía por ralentizar los modelos de iPhone más antiguos. La corporación ralentizó de manera deliberada e intencionada a estos dispositivos móviles antiguos. Según 33 estados de la región estadounidense, Apple utilizó esta táctica con la intención de obligar a los consumidores a adquirir los dispositivos de última generación.

En este caso, los estados demandantes se conformaron en una coalición en la cual se incluían los Estados de California, Texas, Arizona, Arkansas, Indiana y Columbia (donde se localiza la propia Washington). En el año 2016, millones de usuarios de la marca se vieron afectados cuando los modelos de los iPhone 6, 7 y SE empezaron a ser más lentos. Este escándalo se conoció como el ‘batterygate’, ya que se relacionaba con la vida útil de la batería.

Para ese entonces, la compañía procedió a actualizar el software de los mencionados modelos. Dicha actualización redujo de manera considerable, la velocidad de los chips de esos viejos modelos. En ese momento la corporación se abstuvo de emitir algún tipo de comentario, aunque anteriormente habían explicado que los dispositivos se habían ralentizado con el fin de preservar la vida de las viejas baterías.

Luego de una demanda colectiva por parte de los usuarios de Apple, esta hizo un arreglo con los afectados para hacer un pago por 500 millones de dólares americanos. Esto se realizó el pasado mes de marzo.

Ralentizaciones inusuales

Apple llegó a reconocer que esa actualización reducía la cantidad de energía disponible en los dispositivos. Aunque este reconocimiento lo hicieron luego de investigaciones realizadas durante el 2017, donde se descubrieron unas ralentizaciones inusuales. Por esa razón, los estados demandantes alegaron que la corporación actúo de forma engañosa porque ellos sabían con precisión lo que iba a suceder en los móviles una vez se hubiera actualizado el software.

En caso de no haber sabido nada, la empresa debió haber estudiado las fallas y revelar el problema. Además, de ello, estaban obligados a reemplazar las baterías debido a que fue una falla masiva donde la empresa era la responsable. De acuerdo con las demandas entabladas en la localidad de Arizona, Estados Unidos, millones de usuarios tuvieron cortes energéticos abruptos en sus teléfonos, lo cual les afectó el diario desarrollo de las personas que dependen mucho de los Smartphones.

La coalición conformada por los 33 estados de la nación estadounidense, llegaron a acusar a Apple de haber actuado de forma engañosa con sus más fieles consumidores y también de haber escondido información relevante para solucionar el problema. Al respecto, Mark Brnovich, fiscal general de Arizona, por medio de un documento judicial publicado el miércoles pasado, declaró que muchos usuarios decidieron optar por la adquisición de los nuevos modelos iPhone para poder mejorar el funcionamiento.

Obsolencia programada por iPhone

Según las demandas de los usuarios afectados, la compañía de dispositivos y software tecnológico, aplicó una actualización a los modelos iPhone 6, 7 y SE, para obligar a los usuarios a adquirir los modelos más recientes.

Sin embargo, la corporación aseguró que la ralentización aplicada en el año 2016 no se realizaba con fines de lucro. Pero, según los términos del acuerdo, la corporación no se vio obligada a reconocer que su actuación fue ilícita o violó las leyes de la nación. Aunque sí aceptó proveer de información verídica durante los siguientes 3 años, relacionada con el manejo energético de sus modelos de iPhone.

Esto debe ser publicado en el sitio web oficial de la marca así como en las notificaciones de las venideras actualizaciones.

Otras demandas en contra de Apple

Apple ha sido demandada en varias ocasiones por diversos motivos. En la actualidad, se enfrenta aún a la demanda colectiva por ralentización intencionada, aplicada por la compañía en el 2016 para reducir la vida útil de los viejos iPhone. Por otra parte, la marca se encuentra sumergida en una batalla legal contra la empresa Epic Games.

Esta última ha acusado a Apple de utilizar el dominio de su tienda de aplicaciones, la famosa App Store, para hacer cobros injustos a los desarrolladores de ese software.

Ir arriba