11 de diciembre de 2018

¿Oportunidad en crisis? Un experto nos explica que los venezolanos aún tienen una ventana en su país.

VENEZUELA: “El mejor momento para emprender”

9 de julio de 2016 09:25 pmPublicado en: Reportajes

A pesar de la severa crisis que afecta al país caribeño, todavía se puede hablar de emprendimiento en Venezuela,  pero pocos conocen las caras que están detrás de esos soñadores y quienes les dan el impulso para que esos proyectos se hagan realidad, uno de ellos es Carlos Brandt, fundador y director de ¨Proemprendimiento,¨ un negocio dedicado a asesorar a futuros empresarios.

 

Por: Ligia M. Velásquez G.  Twitter:@LigisVelasquez

Es común que en Venezuela las mejores conversas y los negocios más significativos giren en torno a una mesa con buena comida de por medio. Algo sucede, pero la gente se relaja y comparte sobre lo humano y lo divino sin mucha complicación.

 

Esta entrevista transcurrió en un gran desayuno. Digo gran porque fue de 08.00 am a 11:30 am con arepas y cazuelas sabrosas como las que se ofrecen en La Casa Bistró en Caracas, un sitio que se ha convertido para quien escribe estas líneas, en un segundo hogar e incluso en headquarter.

 

El motivo de la entrevista: conocer a uno de los mentor más influyentes y entender el emprendimiento en Venezuela.

Para empezar, los emprendedores requieren de un mentor y según el diccionario de la Real Academia Española, esta figura es un consejero o guía; un maestro o padrino.

 

Una persona que cumple con ese perfil en Venezuela se llama Carlos Brandt, y si le preguntas a él qué es un mentor, lo primero que contesta es “La gente me compara con Joda, Gandalf, Morpheus, Obi one kenobi y yo les digo ¿Tú me ves una barba, chiquito y verde o tiro palos?”

 

La realidad es que cuando entra en materia se define como “Un par tuyo que tiene conocimientos que se dedica a capacitar y acompañarte a través de la mentoría y la capacitación” que no es lo mismo que un coach y aclara: un coach ayuda personas, un mentor ayuda en los negocios.

 

Los mentores facilitan el proceso. Son personas que saben y tienen experticia en algo que tú no sabes. Por eso es tan importante tener la lógica de decir yo sé de esto y yo no sé de esto otro. “Un mentor que sepa de todo no sabe de nada”, advierte. También comparte que creó la Certificación de Mentor en Emprendimiento y fue el primero en impartirla junto a Edwin Ojeda para el Iesa (instituto de Estudios Superiores de Administración ubicado en Caracas).

 

Brandt, a quien le encanta la luz y los colores de su país, se emociona cuando come mondongo, un buen pedazo de carne y prueba cosas, hace un paréntesis y revela “De chiquito me dijeron pruebe, pruebe, pruebe y todo lo pruebo. No me mata la arepa pero me muero por un dulce o un tres leches, tomo ron, cerveza y toddy”.

 

Este dulcero cuenta con un background familiar que lo forjó en ser quien es hoy día. Se interesa en la historia de cada quien, en las ideas y en lo que las personas tienen para aportar. Desde hace varios años se ha centrado en impulsar emprendimientos criollos e internacionales que le permiten tener una visión amplia de lo que implica hacerlo en el territorio nacional y lo que eso significa.

 

foto de Ligia velásquez Gaspard

foto: Cortesía de Carlos Brandt.

 

 Una persona de su casa que abandonó el flux

“A mi me enseñaron en mi casa a ayudar. Mi papá y mi mamá fueron personas con vocación de servicio. Vivo la sensibilidad por todos los seres. Mi papá fue funcionario público toda la vida y eso me abrió la naturaleza de ser buen servidor. Mi primer trabajo en flux, serio fue a los 19 años en la cancillería y fue un trabajo súper entretenido porque tenía que sacar copias, atender gente y archivar cosas. Así que el catirito que te atendía tenía que ser más amable que los demás y me lo decían: tienes que ser amable y atender a todo el mundo por igual”, comenta el experto.

 

Primeros pasos al emprendimiento

Dentro de las actividades que fueron incursiones y coqueteos con el emprendimiento, estuvieron lavar carros, vender limonada, ser cargador de la miniteca Lining y trabajó en espionaje documental donde vendían soluciones de inteligencia interactiva.

 

Quienes entienden el significado de montar gaitas en Venezuela saben que implica un importante trabajo en equipo donde cada integrante aporta al grupo. Carlos cuenta: “Monté gaitas. Mi hermano mayor tocaba gaitas por gusto a las mujeres. Como me lleva ocho años, él ya tenía cuadradas las entradas a todos los colegios y yo llegaba como el niñito que le gustaba tocar cuatro”. Gracias a este estilo descubrió la existencia de ese otro mundo rítmico hay fuera de la salsa.

 

Cristo Rey, Academia Merici, Los Arrayanes, Santa Rosa de Lima formaron parte de esos colegios que entrenó para participar en estos festivales intercolegiales. Continúa con la anécdota: “Había que sobrevivir y montábamos gaitas entre varios panas. Yo montaba armonías y coro. De hecho, ayudamos a colegios como el Emil Friedman” y de esa experiencia guarda bonitos recuerdos como haber conocido gente súper interesante. Le cae la locha y admite “Hacíamos combo y creo que es la primera vez que armamos un paquete de servicios. Así entré al mundo de atender personas”.

 

Ya en materia

Por venir de un mundo bastante ambivalente se considera una persona muy maleable que le ha permitido la empatía necesaria para sentarse a escuchar a cuanta persona se le ocurra decirle que tiene una idea y quiere ser un emprendedor.

 

Venezuela se mantiene en el ranking de los primeros países en el mundo para emprendimiento y es el escenario perfecto para sentarse a “afinar la oreja” y ayudar a aquel que quiera iniciar una idea o negocio.

 

El experto revela que hace unos años se determinó que la mujer más emprendedora del mundo era la venezolana. Coqueta, debe mantenerse, es mamá, quizás sea soltera, tiene que llevar una casa, ser productiva y tratar de generar ejemplo para sus hijos. Con un poco de pesar comenta que eso ha ido deslizándose poco a poco, porque el modelo de las misiones han cambiado el patrón de esas emprendedoras.

 

También agrega que el latino es súper emprendedor y hay una métrica muy interesante que es emprendimiento por oportunidad versus necesidad.

 

“Intuitivamente podríamos creer que el emprendimiento en Venezuela es por necesidad porque la gente no tiene qué comer, sale a la calle y resuelve. Pero resulta que no. El emprendedor criollo, que naturalmente podría ser por necesidad, lo hace por oportunidad. Por ejemplo, el señor que baja a la autopista a vender café, cerveza, mata moscas o facturas para el taxista, no está matando el hambre, él está aprovechando la oportunidad de la cola que se hace en la autopista. Detrás de la oportunidad puede estar la necesidad y es algo característico de este país”, confirma.

 

También comparte otro caso: el premio Citibank 2011 al microempresario se lo otorgaron a un chamo de 27 años que lo habían despedido del trabajo pero tenía habilidades particulares soldando. En medio de su frustración, porque lo habían despedido, empezó a tumbar cosas y le dio a un arranque de camión. En la necesidad dijo “yo eso lo puedo arreglar y lo puedo vender”. Hoy día recupera arranques viejos y los deja como nuevos. Empezó como una necesidad pero en el transcurso utilizó herramientas que le permitieron ver la oportunidad.

 

“Venezuela es un país rarísimo porque pese a que estamos en una gran necesidad, el venezolano sigue sacándole provecho a la oportunidad porque también es lo que hace falta y por eso, ahora más que nunca digo “Si del cielo te caen mangos… haz jalea, chutney, carato, jugo, etc.” Y toma un sorbo de carato de mango.

 

 ¿Por qué la gente fracasa en emprendimientos?

  1. Por falta de formación: soy zapatero y quiero montar una panadería.
  2. Por falta de seguimientos.
  3. Por falta de foco.
  4. Arrancas con ideas que crees pueden ser un buen negocio pero hay gente más preparada que tú para eso.
  5. Y porque no tienes esa persona especializada a quién preguntarle y que te acompañe en el proceso.
  6. Idea killers

  ¿Qué es un idea killer?

Según las últimas informaciones que Carlos ha recibido, el 30% de las personas que le preguntan a su pareja sobre qué opinan sobre emprender, reciben respuestas como “¿Ay mi amor para qué te vas a poner en eso, por qué no te enfocas en lo que sabes hacer?

 

Son las personas que están en todos lados y alrededor de nosotros. Gente que no necesariamente piensa como tú y que pudieran ser tus padres, tus amigos u otros miembros de la familia. Para que no anulen una idea que se pudiera desarrollar, el experto sugiere hablar con un exjefe que tenga visión de negocio, y que pueda apoyar con su experiencia, consejos, etc.

 

 Modelo de análisis sobre el talento

Carlos comenta que existen diversos tipos de emprendimiento: corporativo, social, comercial, entre otros pero al final, aclara que todos tienen el mismo valor.

Para él, la efectividad dependerá de que se cumpla el siguiente modelo: talento + idea + oportunidad + recursos.

“Yo sé de modelar negocios, de entender cuando está bien o no planteado. Sé todas las formas en la que fracasan los negocios” y decreta: “El 80% de la decisión son las personas. Cuando tienes a alguien que es bueno en lo que está haciendo y está convencida de que eso es, hay que ayudarlo a seguir”.

 

¿Dónde se desarrollan los emprendedores?

Para quienes estén interesados en este tema, existen dos espacios donde los ayudan a impulsar sus ideas: encubadoras y aceleradoras, espacios donde también viven los mentores. Cada una cumple con una etapa diferente:

 

  1. Las encubadoras actúan tal cual como un semillero y son un programa o concepto donde vas a desarrollar tu idea. Aquí se escogen bien a los emprendedores.

 

  1. Las aceleradoras son para cuando tu proyecto está pensado, incluso ya tienes clientes y te dan el impulso que te falta para que aceleres el proceso. Aquí se escogen bien a los equipos.

 

Con tantos proyectos y trabajo, uno piensa que Brandt no tiene una vida social. Sin embargo, mientras se toma un toddy frappé cual niño chiquito, aclara que siempre hay tiempo para la familia, para dormir mucho y se aprovecha de la tecnología para poder resolver a tiempo y responder mails.

 

Sobre el tipo de emprendimiento que se da en estos momentos en Venezuela, comparte que la batuta la llevan gastronomía y turismo.

 

 ¿Qué sitios recomiendas para estudiar sobre emprendimiento?

 

Babson College aunque emprender en EEUU es una cosa totalmente diferente a Suramérica, también el Instituto Empresa en España e incluso en Brasil. Lo mejor es irse a instituciones multilaterales.

 

 La pregunta de las 40.000 lochas: ¿Es buen momento para emprender en Venezuela?

 

Sin dudarlo, afirma que es el momento: “Quizás no vas a tener ganancias rápidas pero sí hay dinero para montar negocios. Los bancos están dando créditos sin mucho problema”.

 

Algo que sí pareciera darle nostalgia es cómo manejan otros países esta materia y cómo los gobiernos brindan apoyo absoluto e incentivos para que nacionales y extranjeros emprendan en sus países: Bolivia Emprende, Sistema de Atención para los Emprendedores en Colombia, Start Up Chile e incluso Cuba está apoyando estas iniciativas y aporta: “Yo quisiera ser ministro de emprendimiento”.

 

Rutas para el emprendimiento en Venezuela:

 

En general hay 18 talentos sobre los principales emprendedores y emprender supone un riesgo natural que significa fracasar pero lo bonito de eso es atreverse e intentarlo.

 

En el país, hay tres iniciativas que el experto considera increíbles y totalmente casos de éxito:

 

  1. Miss Venezuela: Es una institución que generó un estándar de belleza. Genera productos de belleza, estética, zapatos, etc.
  2. Criollitos: béisbol. Generación de talento, calidad y con proyección mundial
  3. Sistema Nacional de Orquestas: música. Te enamoras del instrumento y aprendes haciendo.

 

Estas iniciativas lo llevan a sentirse cada día más orgullo por lo que hace y porque poco a poco se entera de la cantidad de venezolanos en diversas áreas, que destacan como los mejores en el mundo y eso lo motiva a seguir en Venezuela y apostar por su capital humano.

 

¿Por qué apostar por Venezuela?

 

Carlos Brandt admite primero que ama este lugar, y que si bien hay belleza en todos los países… “No entiendo cómo Tonny Bennet canta Foggy day in London town”, y tararea la canción.

 

“Venezuela necesita del buen ejemplo. El sistema capital de riesgos se murió el día que dijeron que ser rico es malo. Ojalá haya alguien, y en especial una mujer, que de el ejemplo… el buen ejemplo. El ejemplo lo tenemos que dar todos. Mi familia me lo dio. Mi papá fue un señor que tenía una cuota de poder y como director de protocolo podía declarar gente non grata. Declaró como a 15 diplomáticos como personas non gratas porque estaban haciendo malas prácticas y los retiró del país. El propio presidente de la república le reprochó y después de que él y un ministro le reclamaron, decidió renunciar porque no se iba a aguantar el mal ejemplo. Él hizo lo correcto”.

 

También agrega una anécdota: “Mi papá formó a Ray Chaderton y cuando él murió, ese señor me dijo, Se murió el último caballero de Venezuela. Eso para mi está presente hasta el sol de hoy”.

 

Me inspiran las personas que quieren echarle pichón al país, me anima saber que hay gente haciendo cosas por el país y que en medio de lo malo hay gente con mucha buena vibra. La gente debería estar en modo pro positivo.

 

Con esto cierra la entrevista “Yo apuesto por el venezolano. No me voy porque creo en todo lo que pasa aquí. Somos muy particulares: aquí hasta las cucarachas vuelan” y le da un mordisco a su arepa.

 

foto de instagram @chbrandt

foto: de instagram @chbrandt

 

Coordenadas para conectar con Carlos Brandt

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Ojo Global Noticias.