25 de agosto de 2019

¿Cómo engañan los tiranos?, lo que debemos aprender de GOT

22 de mayo de 2019 09:24 amPublicado en: Especiales

Juego de Tronos, quizás el fenómeno televisivo más grande de los último tiempos, ha terminado después de 8 años de transmisión, un final que ha dividido a sus fieles seguidores, sobre todo con uno de los personajes centrales en la trama: Daenerys Targaryen, la Reina de Dragones, quien en su viaje durante la ficción de HBO se ganó  la admiración del público, por su mensaje libertador, su fuerza ante la adversidad y las ganas de crear un mundo mejor usando sus hijos escupe fuegos,  pero para aquellos que lo pudieron ver y otros que no quisieron, en los libros y en la producción de TV, se ocultaba una mujer con rasgos dictatoriales, populista, con ansias de dominación y poder sin importar el costo, así fuera  con sangre y fuego, comparable con los tiranos que han existido en nuestra historia. 

 

Por Randor Quiroz D.

 

Más allá de los conceptos en libros y en wikipedia, un Tirano es un ser ególatra, una persona que desprecia la vida al colocar los fines políticos de su dominación por encima de ella, una encarnación que se cree a sí misma un elegido mesiánico que está destinado a crear un nuevo mundo, algunos se le forma una ceguera tan abrumadora, que no son capaces de ver hasta las profecías  que vienen en su reinado.

 

“Deberás cabalgar tres monturas: una hacia el lecho, otra hacia el terror y otra hacia el amor. Deberás encender tres fuegos: uno por la vida, otro por la muerte y otro por el amor.Conocerás tres traiciones: una por sangre (Viserys), otra por oro (Jorah Mormont) y otra por amor (Jon Snow)”.

 

Con esas palabras en la visión en La Casa de Los Eternos, el destino de Daenerys Targaryen estaba sentenciado, pero su evolución durante las 8 temporadas de Game of Thrones nos confundió, los guionistas, David Benioff, D.V. Weiss y George R. R. Martin jugaron con nosotros, al plantearnos el dilema de si los tiranos  nacen destinados a serlos, o crecen ungidos por la admiración de las personas que los llevan al poder y los siguen, y en ese último caso el tirano alimenta su ser oscuro interior por el fanatismo político de los creyentes. En la trama de la “Reina que no arde,” no solo estaban las personas que liberaba en la serie o los ejércitos que formó, los otros culpables fuimos también la propia audiencia, esa que estalló en ira cuando el personaje tomó el camino del poder. Hay que tener claro que  “La Rompedora de Cadenas,” no fue que tuvo un giro radical en su arco dramático, los datos de su conducta se vieron desde los primeros 10 capítulos de la serie, pero como Hugo Chavez en Venezuela, Adolfo Hitler en Alemania y Fidel Castro en Cuba, nosotros, el país (espectadores y opinadores por las redes sociales) que seguía la batalla por el Trono de Hierro, nos equivocamos al admirar a esta mujer luchadora negándonos a ver su propia naturaleza.

 

Daenerys no es diferente a un dictador actual, la manera de reclutar personas para sus ejércitos como fueron los Inmaculados, las voluntarios de la Bahía de Esclavos y los Dothraki fue a base de masacres, invasiones y golpes de Estados, tenemos para la muestra la devastación de Astapor, la toma de  Meereen y la quema de los Khal en sus acciones, todo visto desde el punto de vista de una heroína mágica que era inmune a las llamas y que engañó al público porque los rivales eran hombres malos, tal y como se lo explicó Tyrion a Jon en la prisión durante la emisión del episodio final. La que “no arde” pasó a ser un mito, y para penetrar en el colectivo utilizó a los más vulnerables, esclavos, (en nuestros países serían los pobres o ese concepto manipulador de llamar a la masa, “el Pueblo”), pero la rompedora de cadenas, jamás liberó en realidad a los débiles, solo los colocaba a sus servicios.

 

 

El dictador siempre justifica las acciones y se coloca como un héroe, inclusive por su oratoria busca de minimizar a sus contra parte, Hugo Chávez era el mismo ejemplo de enaltecer sus fracasos, el 4 de Febrero de 1992 se levantó en armas contra un presidente elegido democráticamente y perdió en su intento de hacerse del poder por las armas, de allí siempre durante sus discursos en cada programa televisivo o entrevista, le transmitió a la audiencia que se había revelado contra un sistema opresor, que había atropellado el pueblo durante años, que el era el ungido para hacer justicia, todos recordamos aquel debate en La Silla Caliente con Oscar Yanez en 1998, el teniente coronel, se atrevió a decirle al veterano periodista que estaba equivocado, y que la única verdad que existía era la suya, gracias a sus acciones, pero los seguidores a pesar de escuchar falacias tras falacias, caían encantados ante el militar, porque Chávez empezaba a construir una imagen de iluminado, tanto fue el autoengaño, que Yanes lo hizo quedar como idiota en ese programa al citarle textualmente las leyes que quería violar, pero aun así la gente votó por él.

 

Similar a la de Chávez, fue la conducta de Daenerys y una contra parte,  cuando conoce a Jon Snow, en ese diálogo que pasó desapercibido en la 7ma temporada, el bastardo del Norte logra defenderse muy bien, después de escuchar a la Reina decir en la super mujer en que se había convertido y amenazarlo con los dragones y ejércitos, El Rey en el Norte le dio la mejor pregunta ante su ataque ególatra para que aceptará unirse contra El Rey Nocturno, ¿Va a gobernar sobre un cementerio?, los dictadores no les gusta que los hagan caer en el piso de realidad, así esta sea fantástica.

 

 

Daenerys creyó que gracias a su apellido “Targaryen,”  era la legitima merecedora del Trono de Hierro, Los herederos de los dictadores siempre terminan siendo iguales a sus predecesores o peores en la magnitud de los daños que pueden causar a sus dominados, todas las acciones están justificadas por venir ungidos por los supuestos mesias, hasta son hipócritas con sus propias leyes, ya que no las respetan cuando su gobierno es amenazado. La mujer de la Tormenta rompió con el orden como buen cerdito en la Rebelión de La Granja, al negarle el derecho de Jon Snow (Aegon Targaryen), el legitimo heredero en su derecho al reclamo y hasta se atrevió a pedirle que ocultará su linaje, consideró traición que Jon le dijera la verdad a sus hermanas, en un dictador no hay moral ni reglas, solo los medios y Jon era una amenaza.

 

Dos casos vemos en nuestra realidad Latinoamericana, Raúl Castro  elevado por Fidel Castro y  Nicolas Maduro elegido por los Venezolanos, gracias Hugo Chávez,  ambos seguidos por la izquierda mundial, esa misma izquierda que justifica una dictadura en Cuba de más de 50 años, la esclavitud de un pueblo y la represión y hambre, solo porque los Hermanos Castro en sus discursos, han resistido contra le imperio norteamericano, han gobernado bajo un sistema socialista y han tratado de darle seguridad a su pueblo, toda estas acciones detrás de palabras falsas, bajo una represión infame, nada más al escucharlos so observa que sus egos lo dominan y siempre buscaron de minimizar a cualquier gobierno latinoamericano democrático y  hasta buscar sus caídas.

 

Nicolas Maduro podría ser la representación de la masacre de Kings Landing, Chávez fue el padre (Rey Loco) del Apocalipsis que está en Venezuela, pero nunca vio su obra ya que murió de Cancer en el 2012, el heredero por su parte, destruyó la nación completamente, llevando a uno de los países más ricos del mundo, a ser el más pobre en Latinoamérica, con millones de desplazados y refugiados, cientos de muertos por la criminalidad y falta de medicinas, ciudades cayendo a pedazos e sus infraestructuras y un pueblo cada vez más delgado por la falta de comida, Maduro tiene su dragón para hacer su destrucción para el mantenimiento de su estatus, pero dividido en tres partes: Petróleo, Narcotráfico y Represión.

 

Volviendo a Daenerys, podemos decir que sus rasgos dictatoriales fueron a la par de personajes históricos como Adolfo Hitler o Benito Mussolini, llegando a su cúspide en el capítulo 6 de la 8va temporada de Juego de Tronos, al implantar un régimen del terror militarista, la secuencia de sus discurso después de destruir King Landing, a lo alto de la escalera con toda su tropa y el dragón a su lado como símbolo de poder, nos hace recordar el Fascismo y Nazismo en su máxima expresión. La devastación y luego la toma por parte de los ejércitos de la Targaryen, revive en imágenes la Invasión a Francia el 10 de Mayo de 1940 por parte de Alemania, esto se evidencia en la serie al ser plasmado magistralmente en fotografías de cine Pots Guerra o Pots Apocalíptico, con una banda sonora de cine de terror y fantástico, todo se une para ver al enemigo final de Juego de Tronos.

 

 

 

David Benioff, D.V. Weiss y George Martin  nos hicieron entender con el discurso final de Daenerys a sus soldados, con la promesa de más guerra, que ella era la antagonista principal de la serie a nivel político, repetimos que no fue que cambio su modo de proceder, simplemente evolucionó en lo que se debía convertir en base a sus acciones y sus perdidas. Daenerys quiso romper la rueda de los nobles, creando otra, la del su dominio único sobre la existencia, en donde solo ella determinaría que es lo bueno y que es lo malo, nadie más podría elegir. La evolución de Hitler fue parecida, comenzó hablándole a las personas con discursos emotivos y populistas con promesas de grandeza, y terminó solo con sus fuerzas armadas, haciendo alarde de su poder bélico y con la visión de destruir a la naciones que se opusieran a su Reich, Alemania iba a ser la única en determinar como iba a ser el “buen mundo” bajo su concepto de libertad.

 

Tyrion y Jon son la representación de los seguidores fieles por pasión, amor y falta de razón, hasta fanáticos. El enano llegó a traicionar a Varys, que no era más que la voz del pueblo, un personaje que no fue explotado en la serie, pero en sus diálogos y discursos, apelando al sentido común y su búsqueda del bien social para el indefenso, eran magistrales en su reclamo a los gobernantes, además de siempre tener la razón. El Eunuco veía la evolución de quién servia, y cuando se transformaban en unos incompetentes a su pueblo, no le quedaba más remedio en conspirar contra el que estaba de turno.

 

 

La muerte de Danerys se concluye como un final feliz para el pueblo de Westeros, Jon y Tyrion ante la amenaza de la oscuridad y terror que se avecinaba, deciden acabar con la vida de la Reina, así se cumple de profecía de Azor ahai, “Del Corazón de tu esposa, sacarás una espada que traerá la luz.”. El Bastardo del Norte que nunca le interesó gobernar, se exilia a donde siempre quiso estar, más allá del Muro con el pueblo libre, quizás termine siendo Rey, no le interesó su linaje en Westeros, pero si terminamos de revisar la serie, Jon es sin duda, “La canción de Hielo y Fuego,” su origen solo sirvió para que Daenerys perdiera el control y sacará lo que en realidad era. El Enano por otra lado, es el verdadero ganador político, con su inteligencia convenció a Jon de cual era la verdadera amenaza, ungió a Brandon Stark como Rey y de nuevo es la mano que dirige los destinos para la reconstrucción, lo que nunca sabremos es como termina su chiste del panal, el burro que entran el burdel junto con él.

 

El final de Juego de Tronos fue esperanzador, lo queramos aceptar o no, Daenerys se convirtió en una Tirana, una Loca por poder, su propio Dragón se da cuenta de esto al destruir el Trono de Hierro, el causante de todos los males en el viaje de los personajes.  Quisimos a la reina por su lucha, pero nunca debimos olvidar su naturaleza casi hasta genocida, lo que no es muy confortante, es que la historia mundial no sean tan esperanzadora como el final de esta serie, los dictadores aún existen y gobiernan sin freno en sus ambiciones, solo nos queda aprender lo visto durante estos 8 años.

 

 

 

 

 

 

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Ojo Global Noticias.